Publicado: 15 de Marzo de 2018


Hay elementos dentro de las relaciones laborales que nos pueden configurar que estamos frente a un acosos laboral entre ellos podemos decir los siguientes:

  • Separación y aislamiento en relación del resto de los trabajadores, pudiendo ser tanto físico como prohibiciones de comunicarse.
  • No dar carga de trabajo, encargar trabajos degradantes o que corresponden a trabajos de inferior categoría. Igualmente una sobrecarga excesiva de trabajo.
  • No poder comunicarte con tus superiores o recibir una respuesta negativa a todo lo que se pide.
  • Poner en cuestionamiento todo lo que se realiza y orientando a un desprestigio personal y profesional.
  • Insultos y ofensas verbales, amenazas, expresiones discriminatorias en relación al resto de trabajadores.
  • Trato totalmente diferenciado y discriminatorio respecto al resto de compañeros.
  • Referencias peyorativas a la vida privada de la trabajadora/o.

 Hay que saber diferenciar cuando estamos ante un acoso laboral o frente a órdenes del empresario

 Es importante poder diferenciar cuando estamos ante un acoso laboral y cuándo ante unas órdenes del empresario. Como lo establece el propio Estatuto de los Trabajadores el empresario tiene la facultad de dirigir  el desarrollo del trabajador, sin atentar contra la dignidad, integridad moral o física. ( Art. 20.1 E.T).

¿CÓMO ACREDITAMOS EL ACOSO LABORAL?

 El mayor problema cuando se es víctima de un acoso laboral es conseguir las pruebas que lo demuestren. Para ello es fundamental recopilar pruebas como:

·         Documentación: correos electrónicos, circulares, notas, encargos de trabajo, cambios de puesto o funciones. También puede ser material fotográfico,   Conversaciones grabadas. En los juicios laborales  se pueden utilizar estas grabaciones siempre que la trabajadora/o partícipe en la conversación, sin tener que avisar que se está grabando

·         Testifical de compañeros de trabajo o personas que puedan declarar sobre los hechos, la relación de testigos pueden ser clientes, trabajadores de otras empresas que acrediten los hechos con su declaraciones.

ANTE UNA SITUACIÓN DE ACOSO LABORAL QUE OPCIONES TIENEN LOS TRABAJADORES.

 Cualquier persona tiene diferente opciones siempre dependiendo al tipo de acoso laboral (de donde proviene el acoso) y las pruebas que se tienen. Son elementos de enorme complejidad que debe contar con asesoramiento profesional para seguir los pasos que dar en cada parte del proceso.

 A.   DENUNCIAR EL ACOSO SIN TENER QUE ACUDIR A LA JURISDICCIÓN SOCIAL.

 -Exponer los hechos al Comité de Seguridad y Salud de la empresa, en el caso de que exista ese Comité (fundamentalmente en grandes y medianas empresas) o comunicarlo a los representantes de los trabajadores, para que dentro de la empresa se investiguen los hechos y se tomen las medidas para modificar dicha situación. Este tipo de denuncia funciona en el llamado acoso horizontal es decir realizado entre compañeros de trabajo y no realizado por los representantes de la empresa, frente al acoso vertical que realiza la empresa o sus representantes.

-Presentar una denuncia ante la Inspección de Trabajo. Para presentar una denuncia es recomendable adjuntar copia de todas y cada una de las pruebas que se tengan. Hay que tener en cuenta que el Inspector actuará de forma anónima, sin indicar quién es el trabajador o trabajadora denunciante, se investigará los hechos. Con la acreditación de los hechos se redactará un acta, con lo que tendríamos otra prueba para posteriores juicios para aportar. Además dentro de las facultades inherentes a la labor del Inspector puede obligar a la empresa a cesar el acoso o tomar las medidas necesarias  para que el acoso termine, y podrá sancionar a la empresa tanto por ser el origen del acoso como por no haberlo evitado al tener la obligación de velar por la salud de sus trabajadores.

B.   ACUDIR A LA VÍA JUDICIAL

 Se puede acudir a la vía jurisdiccional donde podemos encontrar diferentes vías:

 -Demanda por tutela de Derechos Fundamentales: para la defensa de la dignidad de la trabajadora/o y contra el acoso recibido, de forma que el Juez constate el acoso y obligue al acosador a cesar. Se trata de un procedimiento urgente y preferente.

 -Demanda para extinguir la relación laboral:  Solicitar al juzgado para que se extinga la relación laboral debido al acaso por parte de la empresa y que se le reconozca la máxima indemnización como si fuese un despido improcedente y la posibilidad de pedir la prestación por desempleo.

 -Procedimiento reclamación daños y perjuicios: junto a la tutela de los derechos fundamentales o la extinción se puede pedir que la empresa pague los daños y perjuicios soportados y derivados del acoso. Será necesario cuantificar estos daños y acreditarlos.

 En algunos casos de estos procedimientos se puede pedir al Juzgado que autorice la trabajadora/o  no ir a trabajar hasta que se resuelva el juicio, y que la empresa tenga que seguir pagando el salario. Y en la mayoría de los casos será necesaria demandar tanto a la empresa como al acosador.

 Es necesario tener en cuenta que en los procedimientos por acoso, como norma general la trabajadora/o tiene que acreditar los indicios del acoso recibido y será la empresa la que tiene que demostrar que este acoso no ha existido