Publicado: 11 de Diciembre de 2017 a las 10:37

Tradicionalmente se ha considerado que una crisis de ansiedad como una contingencia común para determinar una I.T. (Incapacidad Transitoria) porque siempre se ha planteado como una situación excepcional “ajeno al trabajo” o que no hay relación de causalidad con hechos precisos concretos y objetivados como para ser el causante de un proceso psicológico que produce el trastorno de ansiedad en el centro de trabajo.

Dicha consideración viene transformándose con nuevas sentencias que viene considerando que una situación de I.T. por una patología de “crisis de ansiedad” o “ansiedad reactiva” como un accidente de trabajo.

Aquí tenemos una sentencia de instancia que se refiere a una trabajadora que sufre una crisis de ansiedad en su centro de trabajo, cuyo origen se encuentra en la excesiva carga de trabajo que no fue considerada como tal por el INSS que determino como una contingencia común.

La sentencia ha considerado la situación laboral de la trabajadora con una excesiva carga de trabajo (“tiene que dirigir un equipo de seis auxiliares-administrativos, distribuidos en tres mostradores y un personal en turno de tarde. El trabajo que se gestiona consiste en realizar el 98% de las agendas del Hospital” y ha prevalecido la presunción que es accidente de trabajo y no enfermedad común porque se “produjo en tiempo y lugar de trabajo debe operar la presunción “iuris tantum” recogida en el ap. 3 del art. 155 de LGSS”.

Igualmente no ha tomando en cuenta que la trabajadora sea poco estable o que fuese atendida por el médico de atención primaria en vez de por la Mutua. Siendo muy importante los hechos recogidos en la sentencia tanto hechos anteriores y coetáneos son ilustrativos de la situación de estrés que padecía.

El Juzgado de lo Social estima la demanda interpuesta por la trabajadora, y declara que la incapacidad temporal de la demandante es originada por accidente de trabajo.